Agencia Internacional de Energía: demanda eléctrica mundial caería 5%

El organismo también detecta un alza en la participación de las energías renovables en el suministro de electricidad, “ya que su producción no se ve afectada en gran medida por la demanda”.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que la demanda mundial de electricidad caería en torno al 5% este año, debido al impacto de la menor actividad productiva causada por la pandemia del Covid-19, específicamente debido a las cuarentenas impuestas en diferentes partes del mundo, entre las cuales están los principales centros de consumo energético.

“Las medidas de bloqueo han reducido significativamente la demanda de electricidad, afectando a su vez la combinación de energía. Los aumentos en la demanda residencial fueron superados por las reducciones en las operaciones comerciales e industriales. Los datos diarios recopilados para más de 30 países, que representan más de un tercio de la demanda mundial de electricidad, muestran que el alcance de la disminución de la demanda depende de la duración y la rigurosidad de los bloqueos. En promedio, encontramos que cada mes de bloqueo total reduce la demanda en un 20% en promedio, o más del 1.5% en forma anual”, indica el análisis del organismo internacional.

“En nuestra proyección para 2020, la demanda mundial de electricidad caería un 5%, con reducciones del 10% en algunas regiones. Las fuentes de energía bajas en carbono superarían con creces la generación a carbón a nivel mundial, extendiendo el liderazgo establecido en 2019. Una recuperación económica más rápida y en forma de V reduciría el impacto en la demanda de electricidad a la mitad, lo que llevaría a menores caídas interanuales para el carbón, gas y energía nuclear. Pero los bloqueos más largos, la recuperación económica más lenta y la amplia difusión de Covid-19 en los países en desarrollo podrían reducir aún más la demanda”, se precisa.

El informe sostiene que los sectores más afectados por las medidas de confinamiento a nivel mundial son los servicios, “ya que las actividades de venta minorista, oficinas, hotelería, educación y turismo se cerraron casi por completo en muchas economías importantes”.

Según la AIE, las reducciones de la demanda eléctrica en el mundo “han aumentado la participación de las energías renovables en el suministro de electricidad, ya que su producción no se ve afectada en gran medida por la demanda. La demanda disminuyó para todas las demás fuentes de electricidad, incluido el carbón, el gas y la energía nuclear”.

“La generación basada en energías renovables aumentó un 3%, principalmente debido a un aumento porcentual de dos dígitos para la energía eólica y un salto en la producción de energía solar fotovoltaica (PV) de nuevos proyectos durante el año pasado. La participación de las energías renovables en el suministro de electricidad se acercó al 28% en el primer trimestre de 2020, frente al 26% en el primer trimestre de 2019”, señala la AIE.